Problemas neurologicos en perros

problemas neurológicos en perros uk

Los trastornos neurológicos son enfermedades que afectan a tres áreas principales de su perro, incluyendo el cerebro, la médula espinal y los nervios. Las enfermedades neurológicas provocan cambios repentinos y muy evidentes en el comportamiento y la movilidad de un perro.

Las enfermedades neurológicas muestran claros cambios físicos en el cuerpo, la movilidad y el comportamiento de un perro. Entender los signos y síntomas de un trastorno neurológico es importante para ayudar a su perro a recibir los cuidados que necesita.

Un trastorno neurológico en los perros puede afectar en gran medida a sus patas traseras y a su fuerza. Una pérdida repentina de la coordinación es típica con la mayoría de los problemas neurológicos caninos. Los perros que se caen repentinamente, que luchan por ponerse de pie o que experimentan una pérdida repentina de movilidad deben visitar inmediatamente a su veterinario.

Un perro sano sacude la cabeza para eliminar el agua de sus orejas. Sin embargo, un perro que sacude la cabeza sin razón aparente, sin parar, puede tener una condición médica subyacente que necesita ser revisada. Una inclinación de la cabeza también puede ser un indicador de un trastorno neurológico canino.

Cualquier cambio en la marcha natural de su perro es motivo de preocupación. Los perros que arrastran las patas durante los paseos o que empiezan a caminar sobre la parte superior de sus pies pueden sufrir de «nudismo».    Los nudillos en las patas provocan rasguños y otras heridas dolorosas en las patas y suelen ser el primer signo de una afección neurológica y, finalmente, de la pérdida de movilidad.

problemas neurológicos en las patas traseras de los perros

La neurología animal no es muy conocida entre los propietarios de mascotas. Muchos trastornos neurológicos pueden afectar a los perros, y cuando los síntomas comienzan a aparecer, puede ser desgarrador y muy angustioso para los propietarios ver a sus perros con tanto dolor o malestar.

Nadie quiere pensar en que su querida mascota desarrolle una enfermedad neurológica. Lamentablemente, los perros, al igual que los humanos, son susceptibles de padecer graves problemas de salud que afectan a sus nervios y a su sistema nervioso.

Si su mascota presenta alguna vez síntomas de una afección grave, la mejor manera de darle una oportunidad de recuperarse de una afección neurológica es conocer y comprender los signos. Ser capaz de detectar los problemas de salud de su perro muy pronto le permitirá actuar con rapidez llevándolo a un especialista en neurología animal.

Los perros pueden verse afectados por diferentes enfermedades neurológicas. Detectar los primeros síntomas de una afección neurológica va a ser vital para el tratamiento de su mascota.  Los trastornos neurológicos que afectan a los nervios pueden provocar una parálisis facial o una pérdida de función en la lengua. También es posible que su perro pierda la capacidad de parpadear.

problemas neurológicos repentinos en perros

Los neurólogos veterinarios tratan problemas del sistema nervioso de todas las formas y tamaños, desde chihuahuas con dolor de espalda hasta San Bernardos con convulsiones. El sistema nervioso comprende el cerebro, la médula espinal, los músculos y los nervios que los conectan. Al igual que en los humanos, los problemas neurológicos de los animales pueden deberse a una reacción a un medicamento, a trastornos hereditarios, a una infección o a un traumatismo.

Stacy Bunte, con su perra Rosie, en primer plano, recogen al perro pastor Oliver tras ser evaluado por problemas neurológicos en el Hospital de Enseñanza Veterinaria de la CSU. Arriba, la Dra. Stephanie McGrath revisa los resultados de la resonancia magnética de Oliver.

Si le preocupa que su amigo peludo favorito tenga algún problema, su veterinario de cabecera puede realizarle un examen neurológico. Dependiendo del diagnóstico, puede remitirle a una consulta especializada, como el departamento de neurología del Hospital de Enseñanza Veterinaria James L. Voss de la Universidad Estatal de Colorado.

El examen en sí es suave y no invasivo. El neurólogo realizará un historial detallado, con preguntas sobre la salud de su mascota, su comportamiento y cualquier problema que haya observado. Observará la marcha, la movilidad y la coordinación de su mascota. El médico probará varias respuestas; esto implica tocar ligeramente la cara del animal, probar la visión, observar la conciencia y probar los reflejos de las extremidades. (Para ver un enfoque innovador para enseñar a los estudiantes de veterinaria a realizar evaluaciones neurológicas, haga clic aquí).

¿cuáles son los signos de los trastornos neurológicos en los perros?

Fusionar la información clínica de bases de datos de registros médicos parcialmente superpuestas del Hospital de Enseñanza de Pequeños Animales de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Berna. Describir las frecuencias y localizaciones de las enfermedades neurológicas en perros, así como su edad, sexo, raza y distribución geográfica.

En este estudio retrospectivo, se creó y definió una nueva base de datos, con variables específicas y una lista de claves de diagnóstico «VITAMINA D». Se incluyó en el estudio un total de 4.497 perros (una media de 375 al año) con una enfermedad neurológica bien documentada. Se elaboró una lista clave para los diagnósticos y se aplicó al diagnóstico presuntivo o al diagnóstico clínico y neurohistopatológico, con un número de serie, un código de localización y un código de diagnóstico diferencial.

Aproximadamente 1159 perros (26%) tenían un diagnóstico neurohistopatológico confirmado, 1431 (32%) tenían un diagnóstico clínico confirmado y 1491 (33%) tenían un diagnóstico presuntivo. Las razas más frecuentes fueron los perros mestizos (577 de 4.497, el 13%), seguidos de los pastores alemanes (466 de 4.497, el 10%). Las localizaciones más comunes fueron el cerebro anterior (908 de 4.497, el 20%) y la médula espinal en la zona toracolumbar (840 de 4.497, el 19%). La mayoría de los perros fueron diagnosticados con enfermedades degenerativas (38%), seguidas de enfermedades inflamatorias/infecciosas (14%). El mayor número de envíos procedía de regiones geográficas cercanas al hospital de referencia y de regiones con mayor densidad de población humana.

Entradas relacionadas