Ganadores del nobel de la paz

premio sájarov

Sir Joseph Rotblat KCMG CBE FRS (4 de noviembre de 1908 – 31 de agosto de 2005) fue un físico polaco, un autodenominado «polaco con pasaporte británico»[2] Rotblat trabajó en Aleaciones Tubulares y en el Proyecto Manhattan durante la Segunda Guerra Mundial, pero abandonó el Laboratorio de Los Álamos por motivos de conciencia después de que quedara claro que Alemania había cesado el desarrollo de una bomba atómica en 1942. Su trabajo sobre la lluvia radiactiva fue una importante contribución a la ratificación del Tratado de Prohibición Parcial de Pruebas Nucleares de 1963. Firmante del Manifiesto Russell-Einstein de 1955, fue secretario general de las Conferencias Pugwash sobre Ciencia y Asuntos Mundiales desde su fundación hasta 1973 y compartió, con las Conferencias Pugwash, el Premio Nobel de la Paz de 1995 «por los esfuerzos realizados para disminuir el papel que desempeñan las armas nucleares en los asuntos internacionales y, a largo plazo, para eliminar dichas armas»[3].

Józef Rotblat nació el 4 de noviembre de 1908, en el seno de una familia judía-polaca en Varsovia,[4] en la entonces Polonia rusa[5]. Era uno de siete hijos, dos de los cuales murieron en la infancia[6] Su padre, Zygmunt Rotblat, creó y dirigió un negocio de carros de caballos de ámbito nacional, poseía tierras y criaba caballos. Los primeros años de Józef transcurrieron en un hogar próspero, pero las circunstancias cambiaron al estallar la Primera Guerra Mundial. Las fronteras se cerraron y los caballos de la familia fueron requisados, lo que provocó el fracaso del negocio y la pobreza de su familia[5]. A pesar de tener una formación religiosa, a los diez años dudaba de la existencia de Dios,[7] y más tarde se convirtió en agnóstico[8].

ganadores del premio nobel de la paz por país

El Comité Nobel eligió al OIEA y a su Director General, Mohamed ElBaradei, como destinatarios del Premio Nobel de la Paz 2005 «por sus esfuerzos para evitar que la energía nuclear se utilice con fines militares y para garantizar que la energía nuclear con fines pacíficos se utilice de la forma más segura posible».

«La Oficina del Alto Comisionado para los Refugiados ha realizado, en opinión del Comité [del Nobel], un trabajo de gran importancia para ayudar a los refugiados, a pesar de las numerosas dificultades políticas con las que ha tenido que lidiar».

premio nobel de la paz en ec

El Comité Noruego del Nobel concede anualmente el Premio Nobel de la Paz «a la persona que más o mejor haya trabajado por la fraternidad entre las naciones, por la abolición o reducción de los ejércitos permanentes y por la celebración y promoción de los congresos de paz»[1] Tal y como dicta el testamento de Nobel, el premio es administrado por el Comité Noruego del Nobel y concedido por un comité de cinco personas elegidas por el Parlamento de Noruega[2].

Cada galardonado recibe una medalla, un diploma y un premio monetario (que ha variado a lo largo de los años)[3] Es uno de los cinco premios establecidos por el testamento de 1895 de Alfred Nobel (fallecido en 1896), que se conceden por contribuciones destacadas en química, física, literatura, paz y fisiología o medicina[4].

El Premio de la Paz se entrega anualmente en Oslo, en presencia del Rey de Noruega, el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Nobel, y es el único Premio Nobel que no se entrega en Estocolmo[5]. A diferencia de los demás premios, el Premio de la Paz se concede ocasionalmente a una organización (como el Comité Internacional de la Cruz Roja, que lo ha recibido en tres ocasiones) en lugar de a un individuo.

premios nobel de la paz 2020

El Comité Noruego del Nobel concedió el viernes el premio a los dos periodistas durante una ceremonia en Oslo, Noruega, «por sus esfuerzos para salvaguardar la libertad de expresión, que es una condición previa para la democracia y la paz duradera».

«Los científicos sociales han demostrado que, aun sabiendo lo que es verdad y lo que es mentira, el 75 por ciento de las personas considerarán la mentira como verdad, ya que les gusta más la mentira. Esto ya está ocurriendo. Estamos en el fondo de la manipulación de la mente humana».

«Los días en los que solíamos competir entre nosotros, esos días han pasado. Ahora estamos en el mismo bando luchando por los hechos. A quienes siempre llamo del otro lado… son los nuevos guardianes, las empresas tecnológicas que han abdicado de la responsabilidad de la esfera pública», dijo Ressa.

«Este armamento de los medios sociales ‘se deshace’ de los hechos … ¿Cómo evitamos la duda de los hechos? … ¿Cómo podemos hacer nuestro trabajo si se rompe la confianza? La gente que nos mira, ¿nos cree? Ese es el núcleo del problema al que creo que nos enfrentamos hoy», dijo Ressa.

Entradas relacionadas