Usufructo del tercio destinado a mejora

usufructo filipino

Aunque existen otras situaciones en las que pueden aparecer los usufructos, este debate se centrará únicamente en los usufructos testamentarios, es decir, los que se crean en los testamentos, siendo el ejemplo clásico aquel en el que un testador desea legar la propiedad de un bien a determinados herederos y, al mismo tiempo, otorgar a otro beneficiario (conocido como usufructuario) un interés en el mismo, ya sea durante toda la vida de dicho beneficiario o, posiblemente, durante un período más corto.

En esta situación, el usufructuario tendría derecho, entre otras cosas, a los intereses/dividendos generados por el capital de un activo financiero, pero no a utilizar el propio capital.  Si se tratara de un bien inmueble, el usufructuario tendría derecho a vivir en él o a mudarse y alquilarlo a un tercero y a retener la renta en su propio beneficio.

En cuanto a los activos financieros, la seguridad del capital puede ser problemática.  Lo normal es que el capital sea invertido por el usufructuario, que está exento, en virtud del testamento, de tener que aportar una garantía para la restitución final del capital a los legítimos propietarios.  Lamentablemente, en muchos casos el usufructuario no preserva la integridad del capital en detrimento de los propietarios finales del mismo. La persona que hace el legado en su testamento puede exigir algún tipo de garantía para asegurar que el capital no será dilapidado o mal administrado por el usufructuario. En este caso, el testamento debe prever un método específico de inversión del capital o alguna otra estructura práctica que lo contenga, a fin de garantizar la protección necesaria para proteger los derechos de todas las partes implicadas.

código civil del usufructo

El usufructo se concede en forma solidaria o se mantiene en propiedad común, siempre que no se dañe o destruya la propiedad. El tercer derecho de propiedad civil es el abusus (literalmente abuso), el derecho a enajenar la cosa poseída, ya sea consumiéndola o destruyéndola (por ejemplo, con fines de lucro), o transfiriéndola a otra persona (por ejemplo, venta, intercambio, donación). Quien goza de los tres derechos tiene la plena propiedad.

El usufructo procede del derecho civil, según el cual es un derecho real subordinado (ius in re aliena) de duración limitada, normalmente durante toda la vida de una persona. El titular de un usufructo, conocido como usufructuario, tiene derecho a utilizar (usus) la propiedad y a disfrutar de sus frutos (fructus). En términos modernos, el fructus corresponde más o menos al beneficio que se puede obtener, como cuando se venden los «frutos» (en sentido literal y figurado) de la tierra o se arrienda una casa.

Los frutos se refieren a cualquier producto renovable de la propiedad, incluyendo (entre otros) los frutos reales, el ganado e incluso los pagos de alquiler derivados de la propiedad. Estos pueden dividirse en civiles (fructus civiles), industriales (fructus industriales) y naturales (fructus naturales), estos últimos, en el derecho romano, incluían a los esclavos y al ganado.

usufruct deutsch

El usufructo combina los dos derechos de propiedad: usus y fructus. El usus se refiere al derecho a utilizar algo directamente sin dañarlo o alterarlo, y el fructus se refiere al derecho a disfrutar de los frutos de la propiedad que se utiliza, es decir, a beneficiarse de la propiedad real arrendándola, vendiendo las cosechas producidas por ella, cobrando la entrada a la misma, o algo similar.

El usufructo suele conferirse por un periodo de tiempo limitado. Puede concederse al usufructuario, o a la persona que ostenta el usufructo, como una forma de cuidar la propiedad hasta el fallecimiento del propietario y de liquidar la herencia si el propietario está enfermo. Aunque el usufructuario tiene derecho a utilizar la propiedad, no puede dañarla o destruirla ni disponer de ella. El usufructuario no tiene la plena propiedad del bien, ya que no goza del tercer derecho de propiedad, el abuso, que se refiere al derecho a consumir, destruir o transferir la propiedad del bien a otra persona.

En el usufructo, una persona o grupo tiene derecho a utilizar la propiedad de otro. No son propietarios, sino que tienen un interés en ella sancionado por contrato. Hay dos tipos de usufructo: perfecto e imperfecto. En el usufructo perfecto, el usufructuario puede utilizar la propiedad y beneficiarse de ella, pero no puede modificarla de forma sustancial. Por ejemplo, si el propietario de un negocio queda incapacitado y cede el usufructo a un familiar para que gestione el negocio en su lugar, el usufructuario puede gestionar el negocio, pero no puede venderlo ni derribar el edificio y reconstruirlo. En un sistema de usufructo imperfecto, el usufructuario tiene cierto poder para modificar la propiedad, como cuando un propietario concede el usufructo a un terreno para uso agrícola. El usufructuario puede tener el derecho de producir cosechas de la tierra y de realizar mejoras en la misma que le ayuden en esa tarea. Sin embargo, el usufructuario no es propietario de estas mejoras; cuando el usufructo termina, pertenecen al propietario original o a su herencia.

usufructo

El usufructo se concede en forma solidaria o se mantiene en propiedad común, siempre que no se dañe o destruya la propiedad. El tercer derecho de propiedad civil es el abusus (literalmente abuso), el derecho a enajenar la cosa poseída, ya sea consumiéndola o destruyéndola (por ejemplo, con fines de lucro), o transfiriéndola a otra persona (por ejemplo, venta, intercambio, donación). Quien goza de los tres derechos tiene la plena propiedad.

El usufructo procede del derecho civil, según el cual es un derecho real subordinado (ius in re aliena) de duración limitada, normalmente durante toda la vida de una persona. El titular de un usufructo, conocido como usufructuario, tiene derecho a utilizar (usus) la propiedad y a disfrutar de sus frutos (fructus). En términos modernos, el fructus corresponde más o menos al beneficio que se puede obtener, como cuando se venden los «frutos» (en sentido literal y figurado) de la tierra o se arrienda una casa.

Los frutos se refieren a cualquier producto renovable de la propiedad, incluyendo (entre otros) los frutos reales, el ganado e incluso los pagos de alquiler derivados de la propiedad. Estos pueden dividirse en civiles (fructus civiles), industriales (fructus industriales) y naturales (fructus naturales), estos últimos, en el derecho romano, incluían a los esclavos y al ganado.

Entradas relacionadas